Artículos de Arte
Faber est suae quisque fortunae

Cinco etapas de la vida de Buda (II)

Continuando con el artículo anterior del mes de Abril, se desglosan a continuación las tres etapas que faltaban sobre la vida de Buda.

Buda asceta, 1890, Bronce, Thailandia, Wereldmuseum Rotterdam.

3. Iluminación

Siddhārtha visitó a varios sabios de renombre. Le enseñaron varias técnicas de meditación y le transmitieron todas sus ideas. Siddhārtha lo absorbió todo, pero no encontró lo que estaba buscando. Continuó su viaje y conoció a otros cinco vagabundos sin hogar. Juntos, el grupo siguió un estricto estilo de vida ascético. Apenas comía o bebía, y practicaba formas extremas de auto mortificación. Después de seis años, no era más que piel y huesos. Finalmente se derrumbó.

Al recuperar la conciencia, se dio cuenta de que las prácticas ascéticas extremas tampoco eran el camino correcto. Una niña que pastoreaba el ganado pasó y le ofreció unas gachas de arroz, que él aceptó. Disgustados, los otros cinco ascetas siguieron su camino sin él. Siddhārtha viajó al bosque de Uruvelā, donde se sentó debajo de una gran higuera (el árbol bodhi, un Ficus religiosa) y volvió su mirada hacia el este. Prometió permanecer sentado allí y meditar hasta que encontrara un camino hacia la liberación. En este punto fue puesto a prueba por el demonio Māra, Señor de los deseos mundanos. Māra convocó a un ejército de demonios terroríficos, pero Siddhārtha se negó a ser distraído por ellos. Entonces Māra trajo a sus voluptuosas hijas para seducirlo. De nuevo, Siddhārtha permaneció perfectamente tranquilo. Finalmente, Māra preguntó indignada qué derecho tenía Siddhārtha para abrir un camino para que la humanidad escapara del poder de Māra. En respuesta, Siddhārtha extendió su mano derecha para tocar la tierra y llamarla para dar testimonio del largo camino que había recorrido. La tierra asintió con un temblor y Māra se fue. Siddhārtha se hundió en una profunda concentración.

Al amanecer, cuando la estrella de la mañana brillaba en el cielo, logró la iluminación que había buscado durante tanto tiempo. Percibió la fugacidad de todos los fenómenos físicos y mentales y vio que nada en este mundo puede existir en el vacío, aislado de todo lo demás. Esto le permitió darse cuenta de que no había nada a lo que pudiera aferrarse para siempre y que los seres humanos no tenían una esencia personal inmutable, ni un "yo" permanente. Como resultado, todos los deseos egoístas se extinguieron en él y se llenó de bondad amorosa y compasión hacia todos los seres vivos. Logró el Nirvāṇa y se convirtió en el Buda.

Buda Amida, 1125-75, Japón, Rijksmuseum, Amsterdam

4. Primer discurso

Después de lograr la iluminación, el Buda permaneció en el bosque de Uruvelā durante siete semanas, contemplando sus nuevas ideas. Luego viajó a la ciudad de Benarés (Varanasi), un importante centro religioso en la India. Fuera de la ciudad, en un parque de ciervos (ahora Sārnāth), se encontró con los cinco ascetas que lo habían abandonado. Fue a ellos a quienes pronunció su primer sermón. Posteriormente, uno de los cinco logró de inmediato la iluminación. Le pidió al Buda que lo aceptara como su discípulo y el Buda respondió "Ehi bhiku" (Ven, monje). Durante los días siguientes, el Buda continuó enseñando a los ascetas. Los otros cuatro también lograron la iluminación y posteriormente permanecieron con él como sus discípulos. Se convirtieron en los primeros miembros de su comunidad de monjes, conocida como "Saṃgha".

Después de algún tiempo, viajó a Kapilavastu para compartir sus ideas con su familia. Su esposa Yaśodharā había realizado la búsqueda de su marido, sin suerte, e intentado seguir el camino de la meditación. Su hijo entró en la orden monástica como novicio. A petición de la tía que lo había criado, el Buda también estableció una orden de monjas. Más tarde, cuando el rey Suddhodana murió, Yaśodharā y la tía del Buda, Prajāpatī, se convirtieron en monjas. Después de esta visita, el Buda pasó cuarenta y cinco años viajando por la cuenca del Ganges e instruyendo a todos los que lo solicitaron. Enseñó a todas las clases sociales, desde los jueces en los tribunales hasta las aldeas de agricultores, y a ambos sexos, sin distinción.

Buda reclinado (influencia del estilo de Ayutthaya), siglo XVIII, Periodo temprano de Bangkok, Bronce dorado, Thailandia, Wereldmuseum Rotterdam

5. Muerte

A la edad de ochenta años, el Buda les dijo a sus discípulos que no estaría con ellos por mucho tiempo. Poco después cayó gravemente enfermo, pero se recuperó lo suficiente como para poder viajar con un grupo de estudiantes a Vaisali, una ciudad querida en su corazón. Cuando se iban de nuevo, el Buda se volvió y miró a la ciudad durante mucho tiempo, diciendo: "Ahora nunca volveré a ver a Vaisali". No mucho después de esto, sufrió una grave intoxicación alimentaria. Aun así, continuó con sus alumnos a la ciudad de Kuśinārā. Allí les pidió que le prepararan un sofá entre dos árboles de Sal (Shorea robusta). Se tumbó en el sofá y anunció que estaba a punto de morir. Les dijo a sus discípulos que convocaran a los gobernantes de la tribu Malla, porque no deseaba morir en su tierra sin que ellos lo presenciaran.

Rodeado por sus discípulos y los Malla, preguntó tres veces si les quedaban preguntas o dudas sobre sus enseñanzas. Todo permaneció en silencio. Luego, pronunció sus últimas palabras: "Nada dura para siempre. Trabaja duro para obtener tu propia liberación". A continuación entró en un estado meditativo y murió. Los árboles se desprendieron de sus flores y los pájaros dejaron de cantar.

El cuerpo de Buda fue incinerado y sus cenizas fueron entregadas a los gobernantes de ocho reinos en el norte de la India, y se construyeron stūpas para albergar las cenizas.

Bibliografía

Arnau, J., Leyenda de Buda, Alianza Editorial, Madrid, 2011

Publicado en Mayo de 2020  © Ramón Muñoz López