Artículos de Arte
Faber est suae quisque fortunae

El tema pictórico de "Venus frente al espejo" (I)

La "Venus frente al espejo" o las también más tarde tituladas "Mujer ante un espejo", son un tema mitológico (y más tarde erótico) recurrente a lo largo de la historia de la pintura. La escena presenta a la diosa Venus en una pose erótica, mirando a un espejo que sostiene el dios del amor, su hijo Cupido.

El espejo inserto en el cuadro es una clara referencia a un fenómeno que fascinó a muchos pintores del Alto Renacimiento italiano. A partir del 1500, las imágenes especulares aparecen en gran número en el norte de Italia, sobre todo en el Véneto; las encontramos en obras de alta calidad, como las realizadas por Giovanni Bellini, Tiziano, Tintoretto y Veronés, lo que indica que el espejo y sus reflejos se habían convertido de pronto en un asunto de enorme importancia para la pintura. En contraste con algunos ejemplos iniciales, en los que el espejo no es más que un accesorio de un interior, que de forma aparentemente fortuita capta lo que tiene enfrente o pasa por delante, en la obra de estos maestros italianos se le concede un papel activo.

Arriba: Giovanni Bellini - Mujer en su tocador, 1515, Kunsthistorisches Museum, Viena

Al lado: Giulio Romano - Mujer frente al espejo, 1523-24, Museo Pushkin, Moscú

El espejo se erige en protagonista, por lo que sería impensable eliminarlo del relato pictórico, cuya historia real consiste en el proceso premeditadamente reflejado, de ver en él, el contexto de la propia pintura. El tema de la Venus que se mira o parece mirarse en el espejo no tenía nada de nuevo, Giovanni Bellini, Annibale Carracci, Giulio Romano, Veronés, Tintoretto, Tiziano y Pedro Pablo Rubens, estos últimos muy vinculados a la corte española, lo habían tratado en varias ocasiones. No obstante, el desnudo recostado y visto de espaldas, como en el caso de Velázquez, ya lo había tratado por primera vez en una composición que se ha perdido, Giorgione, y que describe Vasari en "Le Vite..."; "la figura de un hombre desnudo daba la espalda al espectador pero la parte oculta de su cuerpo se hacía visible como imagen especular reflejada en una armadura bruñida, y en un espejo"

Izq.: Jacopo Robusti, Tintoretto - Venus en su aseo, hacia 1555, Stanley Moss Collection, New York

Drcha.: Tiziano - Venus del espejo, 1555, National Gallery of Arts, Washington

La versión de Tiziano es una de las primeras representaciones conocidas de esta escena mitológica. Esta obra inspiraría más adelante las obras de Rubens y Velázquez, e incluso la obra literaria "La Venus de las pieles" (Venus im Pelz, 1870) del austriaco Leopold von Sacher-Masoch, cuyo apellido daría origen al término masoquismo.

En la Venus del espejo de Tiziano, la figura de Venus, cubriéndose parte del pecho con la mano, y el pubis con un rico manto bordado de pieles, se muestra de frente, reflejándose parcialmente en el espejo que sostiene un amorcillo. La luz resalta la blancura de la piel de la diosa, añadiendo un efecto atmosférico a la composición que parece difuminar los contornos. Ésta está mirándose en él, y su imagen, cuyo reflejo la hace parecer tan herméticamente cerrada, está vista desde una posición exterior. El observador, viendo que Venus se mira en el espejo, encuentra su propio acto de ver figurado en el cuadro. La mirada de Venus en contemplación de su propia imagen se convierte así en la mirada de la diosa vista por el observador. A través del uso del espejo, en la Venus de Tiziano se formula por primera vez una idea visual que podrá ser interpretada y alterada, y que hechizará a numerosos pintores y a sus clientes.

Arriba: Annibale Carracci - Venus adornada por las Gracias, 1590-95, National Gallery of Arts, Washington

Al lado: Veronés - Venus frente al espejo, hacia 1582, Joslyn Art Museum, Omaha

Bibliografía

Vasari, G., Le Vite de piú eccellenti architetti, pittori, et scultori italiani, da Cimabue, insino a' tempi nostri, Ed. G. Milanesi, Florencia, 1906

Nead, L., The Female Nude, Art, Obscenity and Sexuality, Ed. Routledge, Londres y Nueva York, 1992

Georgen, T., Reflexionen vor dem Spiegel, Ed. Suhrkamp, Fráncfort del Meno, 1992

Artículo publicado en Septiembre de 2015 en la Revista Digital "Qué Aprendemos Hoy".

© Ramón Muñoz López